«

»

Mi juguete personal: La pelota suiza

https://www.facebook.com/AlkymiabyJJMartinez http://instagram.com/jjalkymia

 

 

 

016

La pelota que ven en la fotografía es un regalo de Julio que me hizo tiempo atrás y que aún me llevo al gimnasio para entrenar, al menos una vez a la semana.

 

Es una impresión muy personal pero a veces, siento que en los gimnasios el tiempo es capaz de detenerse y puedo entender perfectamente bien lo que todos piensan cuando me ven haciendo “cualquier cosa loca” sobre la pelota suiza, desde que llego con ella bajo el brazo hasta el momento en que me voy. Yo misma pensaba así hace unos años cuando vi por primera vez a una persona usándola en el Lido pero al mismo tiempo recuerdo que pensé… Que cool! Me encanto el movimiento, el control implícito y como con tan solo trabajar los tríceps el esfuerzo se podía extender por todo el cuerpo. Desde aquellos días hasta el sol de hoy, la pelota suiza se ha convertido en una de las herramientas que incorporo en mis rutinas de entrenamiento pero entre todas ellas, es mi preferida porque complementa a la perfección el único trabajo indispensable para mí, el trabajo de fuerza.

A continuación, les regalo unos tips esenciales para su uso y mantenimiento. A mí me han servido para conservarla en excelente estado por algo más de 12 años.

Sabian que la pelota suiza debe tener el tamaño adecuado? La próxima vez que tomemos la primera pelota disponible en el gimnasio fijémonos en este detalle. Por ejemplo, para una persona como yo que mide 1.70 mts  la pelota ideal tiene 65 cm de diámetro. Si está correctamente inflada, al sentarme sobre ella no se hunde demasiado y mi cadera queda un poco por encima de mis rodillas para evitar molestias a nivel lumbar.

Flexible si, medio desinflada no!!! En lo personal, me gusta que la pelota se sienta “firme” y por eso la chequeo constantemente presionándola con el dedo pulgar. Si se hunde un poco, es suficiente. La infle por primera vez en una bomba de gasolina para lograr el diámetro correcto (Cuidado con inflarla de mas) y después, complete cualquier falta de aire en casa con un inflador común y corriente.

Uso pero no abuso. Cualquier pelota por buena que sea puede llegar a reventarse con el tiempo y el uso continuo pero es posible alargar su vida útil si evitamos rebotarla, patearla o dejarla en lugares donde hace mucho calor como en el carro.

Por lo demás, es excelente para todos los arriesgados como yo que carecen de balance o equilibrio pero disfrutan de un buen reto: Superficie inestable en la casa en lugar de silla para el escritorio y banquito funcional a la hora de entrenar.

 

1 comment

  1. Graziela Felli

    Me encanto el artículo y valoro mucho que hayan incluido los tips de cuidado ya que he visto muchas veces en los gimnasios como no se elije el tamaño adecuado para cada persona y q las rebotan o patean de un sitio a otro. Gracias por compartir estos pedacitos de experiencia personal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>